Ultima actualización: 3 de Agosto de 2008
 

 
 
El mítico título protagonizado por Tyrone Power se edita en España en versión coloreada.
 
 
La llegada del Anticristo dio lugar a uno de los títulos más destacados del cine del terror de los años 70.
 
 
La primera de las colaboraciones de Tito Dalton para el programa "La compañía interplanetaria".
 
 
Los títulos más curiosos y delirantes que han pasado por las pantallas españolas.
 
 
Reseña de algunas de las películas clásicas del género que se pueden encontrar en DVD.
 
 

Ray HarryhausenDesde que vi sus películas a través de la pequeña pantalla, siempre he sentido una profunda admiración por Ray Harryhausen, creador de mundos fantásticos y mago de los efectos especiales. Esqueletos vivientes, cíclopes, dioses mitológicos, dinosaurios, selenitas, platillos volantes…, a todos ello dio vida con asombrosa maestría el bueno de Harryhausen; un fascinante mundo el suyo al que, gracias al DVD, he podido acercarme de nuevo aprovechando que buena parte de su filmografía, con títulos como Simbad y la princesa (1958), La isla misteriosa (1961)  o Jason y los Argonautas (1963), se encuentra editada en España. Otras películas, como The Valley de Gwangi (1968), permanecen en el limbo, en espera de que alguien le rescate de su olvido.

Hace poco se han editado, reunidas en un pack, tres de las primeras películas de Harryhausen, enclavadas en el género de la ciencia ficción: It came from beneath the sea (1955), Earth vs. The flying saucers (1956) y 20 million miles to Earth (1957). Las dos primeras ya han sido editado en nuestro país; en el caso de la primera, It came from beneath the sea, lo fue dentro de esa estupenda colección que L’atelier 13 esta dedicando a “Lo mejor y lo peor de la ciencia-ficción”, mientras que la segunda, con el título de La Tierra contra los platillos volantes, lo ha sido por Sony Pictures. El tercero de estos títulos, 20 million miles to Earth, según mis datos, permanecía inédito, y es, desde luego, el más estimulante y atractivo componente de esta trilogía.

Lo que hace particular esta edición en DVD es que son versiones remasterizadas y… coloreadas. Un proceso de coloreado en que Harryhausen, lejos de ser un mero espectador, ha participado activamente, para sorpresa y enfado de quienes, como en mi caso, apreciamos su trabajo, y tal manipulación es, cuando menos reprobable e indignante.

La excusa esgrimida por Harryhausen para justificar tal tropelía es que su primera intención fue la de rodar las tres películas en color, aunque las circunstancias, especialmente de tipo presupuestario, finalmente obligaron a rodarlas en blanco y negro. Así que, lo que hace Harryhausen, a su modo de ver, es reparar esa eventualidad y dotar a las películas del que debía de haber sido su aspecto original.

Como escribe Antonio José Navarro en la revista Dirigido por..., «es cierto que el primer título de la trilogía, It came from beneath the sea, iba a filmarse en color y en 3D;  pero las pruebas de efectos especiales en formato tridimensional no funcionaron como se esperaba y, además, el productor ejecutivo de la cinta, Sam Katzman, empezó a recortar el presupuesto, especialmente en el capítulo de los trucajes. (…) Menos se sabe del rodaje de Eartht vs. The flying saucers  y 20 million miles to Earth, excepto que Katzman —uno de los infames producers de la serie B estadounidense— no deseaba gastar más de 250.000 dólares, lo que obligaba, por supuesto, a rodar en blanco y negro.

»Ahora bien, considerando que cada filme es consecuencia no sólo de las intenciones de sus autores, sino de una suma de circunstancias históricas, técnicas y creativas sujetas al azar, a la improvisación, a las exigencias y necesidades del momento inmediato, ¿qué derecho asiste a Harryhausen a alterar tales elementos que, le guste o no, dan entidad, carácter, a cada una de esas películas? Es más, ¿quién es el verdadero autor de esas cintas? ¿Él, cuyo trabajo ha sido el principal argumento de venta del producto durante todos estos años? ¿Los productores, Sam Katzman Y Charles H. Schneer? ¿Los directores, Robert Gordon, Fred F. Sears y Nathan Juran? Y el trabajo de los fotógrafos, (…) ¿quién lo protege? Mitificado en exceso por la naturaleza mágica de su trabajo, quizás hemos perdido de vista que Harryhausen, además de un técnico admirable, es un avispado hombre de negocios, quien no ha desaprovechado la propuesta de Legend Films para embolsarse una buena cantidad de dinero. Con ello, su labor, elaborada con la misma materia con que están hechos los sueños, (…) ha quedado deteriorada, devaluada.»

Poco dice esto desde luego a favor de quien nos transportó a mundos remotos y exóticos, poblados de fascinantes criaturas.

 

 

 

 
 

INICIO | BIENVENIDOS | HISTORIA | FONOTECA | MIS PELÍCULAS
ARTÍCULOS
| TÍTULOS | DVD | ENLACES | CONTACTO

© 2006-2007 El Quinto Hombre
Reservados todos los derechos